El presidente Barack Obama llegará este lunes a Chile donde dará un esperado mensaje dirigido a establecer una relación de iguales entre Estados Unidos y América Latina, en una situación dominada por las operaciones militares en Libia, con participación estadounidense.

Más de 2.000 policías resguardarán a Obama en su visita a Santiago, donde arribará poco después de las 13H00 locales (16H00 GMT) tras un paso de dos días por Brasil, donde destacó el tránsito democrático de ese país, al que definió como un socio igualitario de Estados Unidos.

Previamente, en la capital brasileña, Obama anunció el inicio de una acción aliada "limitada" en contra de Libia, luego de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizó el uso de la fuerza para detener la ofensiva del régimen de Muamar Gadafi contra rebeldes en varias partes del país.

Obama realizó su anuncio en la capital de Brasil -país que se abstuvo el jueves en la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución para intervenir en Libia- tras haberse reunido con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Es una decisión que divide a América Latina: mientras los presidentes de Colombia, Perú y Panamá y el gobierno de Chile expresaron su apoyo, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Nicaragua condenaron el ataque.

La visita de Obama a Santiago -tercera que realiza un mandatario de EEUU- tendrá como punto culminante un discurso que dirigirá a América Latina desde el Centro Cultural Palacio La Moneda, a un costado de la casa de Gobierno chilena.

Obama escogió Santiago para este discurso, donde planteará un trato "igualitario" a la región, dejando de lado la visión paternalista, según adelantó en una entrevista que concedió el domingo al diario El Mercurio.

"Mientras esté en Chile daré un discurso que explica nuestra visión para el hemisferio y que se funda en el concepto de alianza igualitaria que he perseguido desde que asumí la presidencia de Estados Unidos", manifestó.

De hecho en Brasilia se refirió a la relación Brasil-EEUU no como la de "un socio mayor y uno menor, sino como socios iguales, unidos en un espíritu de mutuo interés y mutuo respeto".

A Chile, donde permanecerá menos de 24 horas, Obama viaja acompañado de su esposa Michelle, y sus dos hijas. En su agenda está prevista una reunión con el presidente Sebastián Piñera y una cena en su honor en el palacio presidencial.

Su viaje a Santiago estuvo precedido una dura polémica por la firma entre los dos países de un convenio de cooperación nuclear, en medio de las explosiones en la planta nuclear de Fukushima en Japón, después del terremoto de 9 grados que afectó a ese país.

El pacto, firmado el viernes en Santiago por el canciller chileno Alfredo Moreno y el embajador estadounidense Alejandro Wolff, fue rechazado por varias organizaciones ambientalistas y calificado de "inoportuno" por la oposición.

Para el gobierno de Piñera la visita de Obama a Chile representa un "reconocimiento" a la estabilidad política y económica del país, tras un exitoso tránsito desde la cruenta dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) a la democracia.

"Es el reconocimiento a Chile, a este país que hemos construido entre todos, a esta democracia que está funcionando, que tiene crecimiento económico, que está superando la pobreza, un país que se ha transformado en un modelo para Latinoamérica", señaló este lunes la vocera oficial Ena Von Baer.

En Santiago, Obama tiene previsto reunirse con los ex presidentes Patricio Aylwin (1990-1994), Eduardo Frei (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006), de la coalición de centro Izquierda Concertación, que hoy constituye la oposición al gobierno de Piñera.

Fue esta alianza la que logró derrotar a través de las urnas a la dictadura de Pinochet, que dejó un saldo de más de 3.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

"El hecho que se reúna con los ex presidentes de la Concertación y a la vez se reúna con el presidente Piñera es un reconocimiento al trabajo que hemos hecho entre todos para poder construir este país del cual podemos sentirnos orgullosos", agregó la portavoz oficial.

Obama dejará Chile hacia las 09H00 (12H00 GMT del martes) con destino a El Salvador, última etapa de su primera gira por América Latina.

Obama llega a Chile con la crisis de Libia


El presidente Barack Obama llegará este lunes a Chile donde dará un esperado mensaje dirigido a establecer una relación de iguales entre Estados Unidos y América Latina, en una situación dominada por las operaciones militares en Libia, con participación estadounidense.

Más de 2.000 policías resguardarán a Obama en su visita a Santiago, donde arribará poco después de las 13H00 locales (16H00 GMT) tras un paso de dos días por Brasil, donde destacó el tránsito democrático de ese país, al que definió como un socio igualitario de Estados Unidos.

Previamente, en la capital brasileña, Obama anunció el inicio de una acción aliada "limitada" en contra de Libia, luego de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizó el uso de la fuerza para detener la ofensiva del régimen de Muamar Gadafi contra rebeldes en varias partes del país.

Obama realizó su anuncio en la capital de Brasil -país que se abstuvo el jueves en la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución para intervenir en Libia- tras haberse reunido con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Es una decisión que divide a América Latina: mientras los presidentes de Colombia, Perú y Panamá y el gobierno de Chile expresaron su apoyo, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay y Nicaragua condenaron el ataque.

La visita de Obama a Santiago -tercera que realiza un mandatario de EEUU- tendrá como punto culminante un discurso que dirigirá a América Latina desde el Centro Cultural Palacio La Moneda, a un costado de la casa de Gobierno chilena.

Obama escogió Santiago para este discurso, donde planteará un trato "igualitario" a la región, dejando de lado la visión paternalista, según adelantó en una entrevista que concedió el domingo al diario El Mercurio.

"Mientras esté en Chile daré un discurso que explica nuestra visión para el hemisferio y que se funda en el concepto de alianza igualitaria que he perseguido desde que asumí la presidencia de Estados Unidos", manifestó.

De hecho en Brasilia se refirió a la relación Brasil-EEUU no como la de "un socio mayor y uno menor, sino como socios iguales, unidos en un espíritu de mutuo interés y mutuo respeto".

A Chile, donde permanecerá menos de 24 horas, Obama viaja acompañado de su esposa Michelle, y sus dos hijas. En su agenda está prevista una reunión con el presidente Sebastián Piñera y una cena en su honor en el palacio presidencial.

Su viaje a Santiago estuvo precedido una dura polémica por la firma entre los dos países de un convenio de cooperación nuclear, en medio de las explosiones en la planta nuclear de Fukushima en Japón, después del terremoto de 9 grados que afectó a ese país.

El pacto, firmado el viernes en Santiago por el canciller chileno Alfredo Moreno y el embajador estadounidense Alejandro Wolff, fue rechazado por varias organizaciones ambientalistas y calificado de "inoportuno" por la oposición.

Para el gobierno de Piñera la visita de Obama a Chile representa un "reconocimiento" a la estabilidad política y económica del país, tras un exitoso tránsito desde la cruenta dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) a la democracia.

"Es el reconocimiento a Chile, a este país que hemos construido entre todos, a esta democracia que está funcionando, que tiene crecimiento económico, que está superando la pobreza, un país que se ha transformado en un modelo para Latinoamérica", señaló este lunes la vocera oficial Ena Von Baer.

En Santiago, Obama tiene previsto reunirse con los ex presidentes Patricio Aylwin (1990-1994), Eduardo Frei (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006), de la coalición de centro Izquierda Concertación, que hoy constituye la oposición al gobierno de Piñera.

Fue esta alianza la que logró derrotar a través de las urnas a la dictadura de Pinochet, que dejó un saldo de más de 3.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos.

"El hecho que se reúna con los ex presidentes de la Concertación y a la vez se reúna con el presidente Piñera es un reconocimiento al trabajo que hemos hecho entre todos para poder construir este país del cual podemos sentirnos orgullosos", agregó la portavoz oficial.

Obama dejará Chile hacia las 09H00 (12H00 GMT del martes) con destino a El Salvador, última etapa de su primera gira por América Latina.