miércoles, 15 de septiembre de 2010

eterna esperanza de Margarita, esposa de Ariel, uno de los 33 atrapados


Margarita se ha dedicado a esperar: aguardó nueve meses para la llegada de su hija Esperanza, quien nació el martes tras una cesárea, y lleva un mes y nueve días esperando a su pareja, Ariel Ticona, uno de los 33 trabajadores atrapados en una mina del norte chileno. El nacimiento de Esperanza es "una gran alegría" después de muchos meses de sufrimiento, sin embargo "falta otra", dice Margarita Segovia, quien a pesar de encontrarse descansando en la cama de una clínica, sigue atenta a las noticias por la televisión. Esperanza duerme sonrojada tras el esfuerzo del parto, sin saber que su papá, desde las entrañas de la tierra, sigue esperándola. La primera niña de ambos después de dos hijos varones luce un vestidito rosado, con una medallita en la solapa.


"Es una Virgen", alcanza a decir Margarita, a quien le han prohibido hablar durante unas horas, por la reciente intervención quirúrgica.
La niña nació en una clínica de Copiapó, la localidad más cercana al yacimiento San José, donde permanece atrapado su papá, el minero Ticona. Ariel, junto con sus 32 compañeros, permanece atrapados en esa mina a 700 metros de profundidad desde el 5 de agosto.


Las autoridades trabajan en su rescate.
Su hija, cuyo nombre se inspira en el 'Campamento Esperanza', montado por las familias de los mineros en las afueras del yacimiento, nació a través de una cesárea a las 12H20 locales (16H20 GMT). La pequeña pesó 3,050 kilos y midió 48 centímetros. Los detalles e incluso las imágenes del parto viajarán por una de las sondas que llega hasta los 700 metros de profundidad para que el papá conozca y participe del nacimiento de la niña a pesar de su encierro. Cristián Ticona fue el mensajero que recibió el vídeo grabado en el quirófano y corrió hacia la mina, a unos 50 kilómetros al norte de Copiapó, para transmitírselo a su hermano Ariel.


"Él ya sabía que sería hoy y estaba tranquilo, porque sabía que todo iba a ir bien",

comenta otra de las hermanas de Ariel, Alicia Ticona, quien acompaña a Margarita en su habitación de la clínica, mientras el resto de la familia fue a almorzar.
El nacimiento del bebé emocionó a familiares de los mineros que aguardan en las afueras del yacimiento, sobre todo por el nombre escogido por su familia.

"Es un nombre bien ad hoc", dijo Violeta Ávalos, hermana de Florencio y Renán, también atrapados en el interior de la mina. Violeta asegura que si ella tuviera un hijo en estas circunstancias, también le pondría "un nombre relacionado con lo que estamos viviendo".
Sin embargo, Violeta estima que el padre de la niña debe sentir "demasiada impotencia y ansiedad" por no poder acompañar a su mujer en este día tan especial. Para Juan Ramírez Álvarez, un ex compañero de los mineros atrapados, el nacimiento de Esperanza "aumentará las ansias de salir" de Ticona. "De hecho, cuando él salga también será como un embarazo, un embarazo de la Tierra", dice. "Va a ser como nacer", añade.


Margarita está dolorida pero espera salir pronto de la clínica para seguir esperando, esta vez, la llegada de su compañero Ariel. Ahora, acompañada por sus tres hijos.


AFP NOTICIAS

Comparte en Redes sociales

Las claves se entregan por correo debes estar inscrito en youtube

eterna esperanza de Margarita, esposa de Ariel, uno de los 33 atrapados
4/ 5
Oleh