martes, 22 de marzo de 2011

un caza estadounidense se estrelló en Libia


Un caza estadounidense F-15 se estrelló en Libia y uno de los dos pilotos fue recuperado después que ambos se eyectaran del aparato, anunció este martes el comando estadounidense Africom en Stuttgart (sur de Alemania).

"Los dos miembros del equipaje se eyectaron. La operación para recuperar al segundo piloto está en curso", declaró Karin Burzynski, portavoz del US Africa Command, que asume la coordinación de las operaciones desde Stuttgart.

El avión se estrelló en la noche del lunes.

Se trata de la primera pérdida reconocida oficialmente de un avión de la coalición en Libia.

No se dieron informaciones sobre las razones del accidente y el lugar donde se produjo.

La OTAN dividida

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no ha conseguido superar sus divisiones sobre qué papel desempeñará en la intervención militar en Libia, ya que Francia se niega a que tome el comando de la operación y Turquía no quiere que darle carta blanca para imponer una zona de exclusión aérea.

Durante una reunión, los embajadores de la mayoría de sus 28 países miembros confirmaron su deseo de que la alianza releve lo antes posible a la coalición, que emprendió una campaña de bombardeos el sábado, según fuentes diplomáticas.

Una posición que resumió el jefe de la diplomacia luxemburguesa Jean Asselborn: "Mi país, como muchos otros, no tiene más que un medio de participar, es en el marco de la OTAN".

Postura de Italia

El lunes por la noche, el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi, fue muy directo: "Queremos que el comando de las operaciones pase a la OTAN y que haya una coordinación distinta de la que existe actualmente", dijo, citado por las agencias italianas.

Horas antes, su ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, dijo que si la cuestión no se arreglaba, Italia retomaría el control de las bases que puso a disposición de la coalición. La medida afectaría en primer lugar a Estados Unidos, que por el momento no tiene portaaviones en la zona.

Francia, aunque aislada, considera que si la OTAN dirige la intervención, los países árabes no querrán participar, peor aún, terminarán denunciándola.

Operaciones nacionales

Actualmente, las operaciones de la coalición efectuadas por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, son nacionales y coordinadas por los cuarteles generales de Ramstein, al oeste de Alemania, y de Nápoles, al sur de Italia.

Sin manifestar una preferencia, el secretario estadounidense de Defensa Robert Gates indicó el domingo que en los próximos días su país esperaba transmitir la responsabilidad de la coordinación de las operaciones ya sea "a Francia y a Gran Bretaña", o bien a la "maquinaria de la OTAN".

El lunes, el presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que la OTAN ayudará a coordinar "la siguiente fase".

El primer ministro británico, David Cameron, se pronunció el lunes ante el Parlamento a favor de que la OTAN asuma el comando "al cabo de un tiempo".

Al término de la reunión del lunes, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, observó que la OTAN "estará dispuesta a aportar su apoyo dentro de unos días", queriendo, al parecer, darle un pepel complementario y no central a la alianza.

Un responsable militar interpreta así la posición francesa: "Hay que encontrar una fórmula que permita recurrir a los medios de la OTAN sin que aparezca su bandera".

Critican la operación

Muestra de la tensión creciente, Noruega indicó que sus aviones no participarán en las operaciones hasta que no se aclare quién asume el comando.

Otro punto de la discordia viene de Alemania y Turquía, que no quieren que en caso de intervención de la OTAN, ésta bombardee como lo ha hecho la coalición desde hace 72 horas.

Al cabo de una semana de intensos debates, se han validado los planes de las operaciones para dos de las tres misiones que podrían incumbir a la OTAN (seguridad de una operación humanitaria y respeto del embargo de armas).

No obstante, el domingo en la noche, el embajador turco pidió a la OTAN revisar lo que constituye su tercera misión - una zona de exclusión aérea - queriendo al parecer garantías sobre la reglas de la operación para que los civiles libios no estén en peligro.

ONU rechazó reunión de emergencia

El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó el lunes una solicitud de Libia para una reunión de emergencia con el fin de detener lo que llamó "agresión militar" de Francia y Estados Unidos.

El secretario general de las Naciones Unidas tendrá el jueves una sesión informativa sobre Libia con el consejo.

Los miembros de éste se reunieron a puerta cerrada en respuesta a una carta fechada el sábado del canciller libio, Musa Kousa, quien aseveró que "una conspiración externa estaba orientada contra… (Libia), su unidad e integridad territorial".

Según la misiva, obtenida por The Associated Press, Kousa acusó a Francia y Estados Unidos de bombardear "varios sitios civiles" en violación a la Carta de la ONU y pidió "una reunión de emergencia para poder detener esta agresión".

Resolución clave

El Consejo de Seguridad adoptó el jueves por la noche una resolución que autorizaba la acción militar para proteger a civiles de ataques de las fuerzas del líder libio Moamar Gadafi e imponer una zona de exclusión aérea sobre el país. El sábado, fuerzas de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña lanzaron ataques contra defensas antiaéreas de Libia, tanques, vehículos blindados para transporte de tropas y otro armamento militar.

Hardip Singh Puri, embajador indio ante la ONU, dijo que la resolución exige que el secretario general Ban Ki-moon reporte al Consejo de Seguridad "en un plazo de siete días" en torno a la implementación de sus cláusulas, entre las cuales se incluye un embargo de armas más contundente y congelamiento de activos adicional a otros individuos, compañías, bancos y otras entidades libias, así como una ampliación a la prohibición de viajar.

"Esos siete días se cumplen el jueves… la gente no quería meterse a discutir sobre quién representa a quién y qué contiene la carta", señaló Puri. "Quieren tener una discusión sobre la esencia, lo cual se llevará a cabo el jueves", agregó.

Una de las cuestiones problemáticas si el consejo hubiera aceptado una reunión de emergencia hubiera sido quién hablaría en representación de Libia. Toda la misión libia ante la ONU, incluido el embajador y el vice embajador, apoya a la oposición y ha pedido a Gadafi que renuncie.

Coalición amplió exclusión

La fuerza internacional continuó el lunes con sus ataques aéreos sobre Libia a fin de ampliar una zona de exclusión aérea aprobada por la ONU luego de repeler a las tropas del gobierno de las cercanías del bastión rebelde de Bengasi, dijo el comandante estadounidense en la región.

La coalición extranjera trataba de extender la zona de veda de vuelos hacia el sur y hacia el oeste, en dirección a la capital Trípoli, dijo el general Carter Ham, jefe del Comando de Estados Unidos en África.

"Con las crecientes capacidades de la coalición, pronostico que la zona de exclusión aérea se extenderá pronto a Brega, Misrata y después a Trípoli", dijo el oficial a reporteros en una videoconferencia con el Pentágono realizada desde su puesto de mando en Alemania.

La zona cubrirá "unos 1,000 kilómetros (620 millas), así que es un área bastante grande", dijo.

Detalle de incursiones

En la conferencia de prensa efectuada al mediodía del lunes, Ham dijo que en las últimas 24 horas, Estados Unidos y Gran Bretaña lanzaron 12 ataques con misiles Tomahawk a instalaciones de comando del régimen y de lanzamiento de misiles, así como contra un sitio de defensa aérea que ya había sido atacado.

El fin de semana hubo intensos ataques aéreos con el fin de evitar que las fuerzas de Moamar Gadafi mataran a civiles que piden su dimisión.

"Los ataques por aire han tenido éxito en impedir que las fuerzas terrestres del régimen avanzaran hacia Bengasi, y ahora vemos a fuerzas terrestres moviéndose hacia el sur lejos de Bengasi", dijo Ham. "Gracias a varios reportes, sabemos que las fuerzas terrestres del régimen que estaban en las cercanías de Bengasi poseen ahora poca voluntad o capacidad para reanudar sus operaciones ofensivas".

Ham dijo que tiene pocas pistas sobre el paradero de Gadafi, y que localizarlo o atacarlo no es una misión de las fuerzas armadas de la coalición. No obstante, agregó que la posibilidad de que Gadafi use vicarios para lanzar un ataque terrorista contra Estados Unidos o Europa es "una inquietud muy, muy legítima".

Agregó que Estados Unidos ya tiene un papel más pequeño en la misión. Si bien alrededor de la mitad de las cerca de 60 misiones aéreas que se hicieron el domingo las llevaron a cabo pilotos estadounidenses, la mayoría de las incursiones del lunes las efectuaron pilotos de otros países, afirmó.

Comparte en Redes sociales

Las claves se entregan por correo debes estar inscrito en youtube

un caza estadounidense se estrelló en Libia
4/ 5
Oleh