nuevo riesgo potencial para la salud ha sido desvelado por un estudio en el que han participado expertos de varias instituciones y que ha sido dirigido desde el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en Estados Unidos.

Al arder, el tabaco libera nicotina en forma de un vapor que es fuertemente adsorbido por las superficies del interior del hogar, tales como paredes, suelos, alfombras, sábanas y muebles. La nicotina puede permanecer en esos materiales durante días, semanas e incluso meses. El nuevo estudio muestra que cuando esta nicotina residual reacciona con el ácido nitroso ambiental forma carcinógenos de una clase que está entre los carcinógenos más potentes y con mayor campo de acción presentes en el tabaco y en su humo.

En el estudio han intervenido Hugo Destaillats, Mohamad Sleiman, Lara Gundel y Brett Singer, todos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, James Pankow de la Universidad Estatal de Portland, y Peyton Jacob de la Universidad de California en San Francisco.

Como la forma de exposición más probable del ser humano a estas sustancias carcinógenas es mediante la inhalación del polvo o el contacto de la piel con alfombras y otras superficies expuestas, el humo de tercera mano conlleva el mayor riesgo para los bebés y los niños pequeños, dado que es frecuente que gateen o jueguen en el suelo.

Los resultados del estudio indican que abrir una ventana o encender un ventilador para airear la habitación mientras se fuma un cigarrillo no elimina el riesgo del humo de tercera mano.

Fumar al aire libre es mejor que en interiores, pero aún así los residuos de la nicotina se pegan a la piel y la ropa del fumador y de las personas que le acompañen. Esos residuos son luego trasladados inadvertidamente al hogar, y allí se esparcen por todas partes.

El riesgo más grande es para los niños pequeños. Es muy probable que estos reciban la nicotina en su piel cuando el fumador vuelve a casa, y que se les formen esas sustancias carcinógenas si, como es lo habitual, hay ácido nitroso en el aire del hogar.

Agencias

la nicotina es fuertemente adsorbido por las superficies del interior del hogar


nuevo riesgo potencial para la salud ha sido desvelado por un estudio en el que han participado expertos de varias instituciones y que ha sido dirigido desde el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en Estados Unidos.

Al arder, el tabaco libera nicotina en forma de un vapor que es fuertemente adsorbido por las superficies del interior del hogar, tales como paredes, suelos, alfombras, sábanas y muebles. La nicotina puede permanecer en esos materiales durante días, semanas e incluso meses. El nuevo estudio muestra que cuando esta nicotina residual reacciona con el ácido nitroso ambiental forma carcinógenos de una clase que está entre los carcinógenos más potentes y con mayor campo de acción presentes en el tabaco y en su humo.

En el estudio han intervenido Hugo Destaillats, Mohamad Sleiman, Lara Gundel y Brett Singer, todos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, James Pankow de la Universidad Estatal de Portland, y Peyton Jacob de la Universidad de California en San Francisco.

Como la forma de exposición más probable del ser humano a estas sustancias carcinógenas es mediante la inhalación del polvo o el contacto de la piel con alfombras y otras superficies expuestas, el humo de tercera mano conlleva el mayor riesgo para los bebés y los niños pequeños, dado que es frecuente que gateen o jueguen en el suelo.

Los resultados del estudio indican que abrir una ventana o encender un ventilador para airear la habitación mientras se fuma un cigarrillo no elimina el riesgo del humo de tercera mano.

Fumar al aire libre es mejor que en interiores, pero aún así los residuos de la nicotina se pegan a la piel y la ropa del fumador y de las personas que le acompañen. Esos residuos son luego trasladados inadvertidamente al hogar, y allí se esparcen por todas partes.

El riesgo más grande es para los niños pequeños. Es muy probable que estos reciban la nicotina en su piel cuando el fumador vuelve a casa, y que se les formen esas sustancias carcinógenas si, como es lo habitual, hay ácido nitroso en el aire del hogar.

Agencias