domingo, 23 de diciembre de 2012

régimen bombardea una panadería en Siria y mata a decenas de civiles

Habría cerca de cien muertos, entre ellos niños. Hacían fila para comprar pan Después de días de escasez. Fue en la provincia rebelde de Hama, centro del país.


Damasco. Ansa, Afp, Efe Y Dpa - 24/12/12
En uno de los más feroces ataques del ejército sirio desde el inicio de la guerra civil que desangra al país hace 22 meses, decenas de civiles, entre ellos varios niños, murieron ayer en un bombardeo aéreo contra una panadería en la ciudad de Halfaya, en centro del país. Al cierre de esta edición se estimaba que los muertos podrían llegar al centenar, además de decenas de heridos. Algunas fuentes llegaron a hablar de hasta 300 víctimas fatales, en lo que la oposición siria no dudó en calificar de masacre.


Cientos de personas hacían fila ayer a la mañana frente a una panadería en la localidad rebelde de Halfaya, cerca de la ciudad de Hama, luego de varios días de escasez de pan, indicó el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Las agencias de Naciones Unidas habían advertido, en informes sobre las necesidades urgentes de la población, la falta de pan –un alimento básico para los sirios– en muchas zonas del país golpeadas por ataques y combates que impactan en grandes sectores civiles de la población.
Según informó el OSDH en base a datos de médicos y militantes, los muertos anoche eran 60, pero podrían aumentar, ya que al menos 50 heridos se encontraban en estado crítico. Otras fuentes hablaban de 95 muertos. Y la cadena de TV Al Arabiya llegó a advertir que las víctimas podrían ser hasta 300.


La red de militantes antirrégimen de los Comités Locales de Coordinación (LCC) denunció “una masacre cometida por las fuerzas del régimen”, y afirmó que la localidad de Halfaya sufre una crisis humanitaria, ante la escasez de alimentos provocada por el cerco de las tropas gubernamentales.
Según los LCC, decenas de habitantes habían acudido a la panadería tras haberse visto privados de pan durante varios días.


“No habíamos recibido harina desde hacía unos tres días”, declaró a la agencia Reuters Samer al Hamawi, activista de Halfaya. “Así que todo el mundo iba hoy a la panadería, entre ellos, mujeres y niños. No hay manera de saber exactamente cuánta gente murió. Cuando llegué, vi pilas de cuerpos desparramados por el piso”, agregó, según citó la cadena BBC.
Un video colgado en internet por militantes mostró numerosos cadáveres en medio de los escombros, al pie de un edificio destruido. En la carretera se formó un inmenso cráter.
No es la primera vez que las fuerzas leales al presidente Bashar Al Assad golpean en una panadería. Hace unos meses, la organización de derechos humanos Human Rights Watch criticó al gobierno sirio por focalizar sus ataques en estos locales, mientras los residentes esperaban en la fila, y los calificó de “crímenes de guerra” .


El pasado 30 de agosto, esta ONG acusó a las tropas leales de bombardear al menos diez panaderías en tres semanas sólo en la provincia de Aleppo, al norte del país.
El bombardeo de ayer se produce después de que el pasado día 18 los rebeldes sirios lanzaron una operación militar para “liberar” Hama de las manos de las tropas del régimen, según informaron entonces fuentes del Ejército Libre Sirio (ELS). En esta ofensiva, los combatientes insurgentes lograron tomar el control de Halfaya y otras seis poblaciones menores.
La fuerza aérea bombardeó también ayer las localidades cercanas de Karnaz, Kadr Zeita y Kafr Nabuda, causando numerosos heridos, según el OSDH.



El brutal ataque de ayer coincidió con la llegada a Damasco de Lakhdar Brahimi, enviado especial de la ONU y de la Liga Arabe , para reunirse con el presidente Assad y tratar de encontrar una solución para esta guerra civil que no deja de escalar desde marzo de 2011. Según el OSDH, desde entonces, la revuelta contra el régimen y la represión dejaron más de 44.000 muertos, en su mayoría civiles. Además, al menos 2 millones de personas huyeron del país y se refugiaron en los vecinos Turquía o Líbano.


Brahimi había llegado a Beirut desde El Cairo y se dirigió desde allí a Damasco en automóvil, ya que el aeropuerto de la capital siria permanece cerrado a causa de los enfrentamientos entre tropas de Assad y fuerzas rebeldes.


Frente a los duros enfrentamientos, la comunidad internacional sigue paralizada por sus divisiones, especialmente en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Rusia y China aplican su derecho de veto para bloquear las resoluciones de condena contra el régimen de Damasco.

Comparte en Redes sociales

Las claves se entregan por correo debes estar inscrito en youtube

régimen bombardea una panadería en Siria y mata a decenas de civiles
4/ 5
Oleh