Desde hace algunos años se viene instalando en las cobranzas una suerte de castigo económico, una forma de educar a los clientes que incurren en el no pago.

Los servicios básicos no están ajenos a este tipo de práctica que puede llegar a ser rentable si se maneja con dedicación.


Les invito a observar detenidamente las cobranzas que ejecuta Chilectra por la morosidad de sus clientes.

Dejo en claro que estos cobros están dentro del marco legal, pero la pregunta es:

¿Están dentro de un marco moral?

Bajo el concepto de que todas las empresas de servicio tienen derecho a cesar la entrega del suministro que otorgan, siempre y cuando los pagos del mismo no se efectúen, y que también tienen derecho a cobrar por la reposición del mismo servicio, Chilectra cobra desde $12.300 por corte y reposición de suministro.

Este cobro puede aumentar de acuerdo a los requerimientos técnicos del empalme (conexión a la red, si es aérea o subterránea) o, si la misma compañía manda a retirar el cable de conexión, fusible especial, etcétera.

Es así como la suspensión del suministro comienza a regir al cumplirse el vencimiento de la segunda boleta de mes normal.

Planteado así, cuando un cliente cesa en sus pagos y no logra reunir el monto total de la deuda a cancelar, le permiten realizar un convenio de pago abonando el 20% del total de la deuda.

El saldo es dividido en la mayor cantidad de meses posibles, de forma automática, y sólo si el cliente lo solicita puede contraer pocas cuotas, de lo contrario siempre serán 12 o más, aplicando intereses altísimos.

En la realización de este convenio el cliente autoriza textualmente a Chilectra a suspender el suministro al día siguiente del vencimiento de la deuda, sin esperar la segunda boleta.

Pero, ¿para qué hace esto Chilectra?

La respuesta está en el castigo o, quizá suena mejor, para “educar nuestra conducta de pago”.

Por otro lado, a las empresas contratistas, encargadas de ir a los domicilios morosos y conectar o desconectar el suministro, Chilectra les cancela por evento realizado (ya sea un corte o una reposición) entre $3.100 a $3.300, siempre y cuando el corte se ejecute pues si no se ejecuta le cobra una multa a la empresa contratista.

Usted amigo comprenderá que eso lleva a la empresa contratista a ser totalmente intolerante con las situaciones que se generan; no existe flexibilidad por casos especiales ni posibilidad de no cortar el suministro si la deuda es menor al monto de la reposición.

Por lo tanto, con márgenes tan pequeños de utilidad, los contratistas relativizan los sueldos de acuerdo a la cantidad de cortes y todo conlleva a que alguien llegue corriendo a su casa, desconecte el suministro y no tenga tiempo para responder a ninguna de sus consultas.

Si llevamos la cobranza al papel, desde la perspectiva de un cliente, podemos dar un ejemplo claro del servicio:

Un cliente que consume $20.000 mensuales de energía y se atrasa en pagar su cuenta dos meses es suspendido en el uso del suministro con una deuda de $40.000, por lo que accede a la realización del convenio pagando $8.000 y los $32.000 restantes quedan divididos en 24 cuotas de $2.500, o sea un monto final de $60.000.


A simple vista, el cliente logró evitar el corte del suministro, no obstante, el convenio estipula que si en estas condiciones el cliente se atrasa un solo día se le volverá a cortar el servicio y tendrá que volver a cancelar el corte y la reposición.

Si suponemos que en dos años se atrasa sólo ocho veces (normalmente es más) y sacamos la cuenta, tenemos:

Nueve pagos de reposición: $110.700

Deuda de convenio: $ 68.000

Total: $178.700

Deuda inicial: $ 40.000

Gastos reales por servicios
(nueve cortes y nueve reposiciones): $ 59.400

Total: $ 99.400

Ganancia: $ 79.300

Tal vez no parezca un gran negocio, pero diariamente se realizan entre 1.500 y 2.000 cortes de luz y un número similar de reposiciones.

¿Es ético convertir la cobranza en un negocio en si mismo?

Sin considerar convenios por cada corte de luz, Chilectra gana más de cinco mil pesos llegando hasta $30.000 en empalmes trifásicos sobre 15 KVA. Solo basta obtener la diferencia entre gastos operativos y cobranza.

Un aspecto tan oscuro como lo mencionado es el trato con las empresas contratistas.

Chilectra genera los listados de cortes y si no son ejecutados no paga al contratista (llegando a multar su incumplimiento). Cuando esto ocurre, el contratista no le paga a la cuadrilla de trabajadores, la que podría trabajar todo el día entre las 8:00 hasta las 24:00 horas por el sueldo mínimo.

El escaso salario y las pésimas condiciones laborales dan pie a un sinfín de ilegalidades (coimas u otras situaciones similares).

En promedio, un trabajador de esta área realiza entre 40 a 50 horas extras semanales, muchas más de las que la ley permite, horas que son pagadas bajo la figura de bonos falsos y sin timbraje de tarjetas. Las denuncias a la Inspección del Trabajo son personales y a veces el inspector que fiscaliza se remite únicamente a pedir los antecedentes del reclamante, quien en un par de meses es separado de sus funciones.

Es increíble lo que ha crecido el área de cobranzas, con números que llenan de felicitaciones a su gerencia, pero que ahogan a todos los que están bajo ella; personas que día a día ven estas situaciones, pero que deben callar para conservar su fuente laboral.

Por último, ¿le parece justo (no digo legal), que una persona que paga $145.000 de energía para solventar los insumos eléctricos de su enorme casa pague por reposición los mismos $12.300 que un pobre anciano que consume $6.500 de luz al mes ?

Los compromisos son compromisos, deben cumplirse, pero el abuso y la usura, no califican como compromiso ciudadano.

Publicar un comentario

 
Top