La industria cinematográfica quiere meter entre rejas a “Stainless”, un hombre checo que habría compartido miles de películas en internet por valor de 4,2 millones de dólares.

Si el tribunal le declara culpable se le impondría una pena de entre 6 meses y 5 años de cárcel, a lo que habría que unir una multa, cuya cuantía total se desconoce.

Las investigaciones realizadas hablan de que “Stainless” subió más de 11.500 archivos a diversas páginas de almacenamiento.

En concreto, el pirata checo es acusado de la distribución de enlaces de descarga para la película Transformer: Revenge of the Fallen.

Desde el Partido Pirata Checo han señalado que las acusaciones son ridículas, y han comentado que los dueños de los derechos de autor deberían probar que se vieron afectados a consecuencia de esas descargas.

agencias

Publicar un comentario

 
Top