BREAKING NEWS

sábado, 10 de diciembre de 2011

Barcelona pasa, otra vez, por encima del Real Madrid (1-3)


Entró con dudas y salió henchido en su orgullo, reluciente. El poder absoluto, la púrpura del fútbol, sigue en manos de Messi y sus compinches hasta que no se demuestre lo contrario. Este Barça histórico volvió a lucir la vitola de mejor equipo del mundo en las barbas del enemigo, que tuvo una noche de error y olvido de sus mejores elementos. El local arrancó a favor de obra con gol exprés y terminó zarandeado, otra vez partido en dos ante quien más duele. Lo deshizo el poderío visitante. Messi, el hombre orquesta total, pidió balón y ayudó a digerir el golpe encajado para terminar imponiendo una autoridad total en azulgrana. Alexis, la apuesta de Guardiola que dejó a Villa en el banco, también se reafirmó cuando más equilibrio -un espejismo- había entre los dos pesos pesados. Tras el 2-1 terminarían dándose al concierto lo mejor de Xavi, Iniesta, Alves, Cesc... Siempre alredor del balón, en un desafío constante otra vez en territorio hostil. Porque el coloso azulgran terminó despilfarrando lujo, sumando ocasiones delante de Casillas con 1-3. La 'enésima' profanación del Bernabéu le deja con los mismos puntos y un partido más, a tiro de piedra en esta Liga cuyas sensaciones han cambiado radicalmente.

Después de una semana de cacareos del trivote y la defensa de tres, nada. Mensaje claro de depredación. Mou dejó dentro de su libreta el 'triángulo de presión alta' y vertió en el césped a Ozil, elemento de inspiraciones aisladas pero decisivas. Ayer no. Lass, el falso 'malo', como pareja de la bisagra Xabi Alonso en vez de Khedira. Y prefirió a Benzema, el delantero móvil de inteligencia creativa y asociativa, a las descargas más directas de Higuaín. Guardiola confió más en la forma de Alexis que Villa y acertó de pleno, también con Cesc en posición de centrodelantero. Será también porque tiene la llave que abre todas las puertas, de nombre Messi. Arrancó la disputa al segundo 24: falló de Valdés en la entrega tras una presión blanca como lobos sobre el balón. Di María la recoge, el pase interceptado acaba en otro disparo interceptado que acaba de rebote en Benzema, que la mandó de empalme a la red. El gol más rápido de la historia del clásico, 24 segundos de presión, error ajeno y ¡¡¡booom!!!. Libretas por el aire.
Messi no suelta el cetro

Un golpe de sopetón necesita digestión para cualquiera, pero para Messi no. Porque la disuasión nuclear del argentino, con libertad total en un ir y venir constante, se hizo omnipresente en esos minutos en los que el Madrid pudo clavar otra estaca. Esto sólo lo podía arreglar el mejor jugador del mundo y a la tarea se puso, como surtidor, ofreciendo salidas, atrás y hacia delante. Todo en uno. No tardó mucho la respuesta tras un resbalón de Ramos que dejó una estampida suya hasta el fondo. Casillas le respondió con la manopla de autoría. La primera diferencia. El Barça empezó su intercambio de posiciones, Alves avanzó unos metros y creo superioridad en el medio, defensa de tres y medio, quita y pon. El Barça tomó el balón ante un Madrid ya armado a la contra. Porque Cristiano tuvo el segundo tras una dejada perfecta de Benzema. Prefirió el portugués soltarla tal y como le venía que cederla a un Di Maria que llamaba al gol desde la derecha. Esperaba el segundo el Bernabéu pero se fue rozando y muy caro se pagó.

Con semejantes pesos pesados y con Messi en un campo, arrieros somos. La Pulga atómica dictó su segunda cátedra al dejar con pelota fundida al pie a tres rivales como estacas y soltar un pase en profundidad para la carrera de Alexis. Lo clavó el chileno de forma excelsa, derechazo raseado, soberbio y colocado, imposible para Casillas. Crecieron el control visitante y las dudas sobre un Madrid que ya perdió el control. Y entre medias, el árbitro que pudo expulsar a Messi por una falta táctica sobre Xabi Alonso para frenar una contra. Tenía una amarilla por protestar y, reglamento en mano y árbitro riguroso, era la segunda. Borbalán no se atrevió a dejar al Barça sin su disuasión nuclear, lo que encabritó a Mou y aún más al Bernabéu en pleno. Pero era el Barça quien mostraba más.
El golpe de Xavi y a disfrutar

Sin cambios, a esperar el arranque. Dos libres directos seguidos, más agua para Cristiano, con un Madrid de estiradas de avestruz, donde hombres capitales como Marcelo seguían sin aparecer. Y ni Ozil ni Cristiano ni Benzema tenían una noche para el lucimiento. Noticias pésimas. Porque un golpe de suerte del Barça viró la ruleta trágicamente para el grupo local. La jugada, otras veces rutinaria cambió el escenario. Fue en un disparo lejano, cosas que este imperial Barça nunca se prodiga. Empalme de Xavi desde 35 metros, el balón que tropieza en una pierna de Marcelo y cambia su dirección totalmente. Casillas, ante el cambio de rumbo, estaba vendido: 1-2. Y su equipo, ya por detrás, empezó a partirse aún más y a sufrir quinina ante los bajitos del Barça. Insuperable la clase de Xavi, Iniesta, Alves en un concierto de asociaciones.

Para más inri, Cristiano -en un envio medido de Alonso- falló un cabezazo limpio delante de Valdés. La segunda que tuvo el portugués y que erró fue la última oportunidad de redención de los suyos. El macho alfa blanco perdona y el Barça vuelve a sacar el mazo en un contragolpe perfecto, el arma preferida del enemigo. Otra arrancada lujuriosa de Messi, centro de Alves desde la derecha al segundo palo y Cesc que remata entrando en carrera al más puro estilo de centrodelantero. El Madrid grogui, partido en dos, perdió lo papeles con entradas a destiempo ante un Barça ya crecido, con la vitola del mejor equipo del mundo en su solapa. Agonía local con sus arreones correspondiente y mucho divertimento visitante hasta el final.

Otra vez le toca a Mou ejercer de técnico y de psicólogo a la vez. Queda un mundo, pero el Barça sale 'matando' del Bernabéu como quien juega en el patio de su casa. Desde mayo de 2008, ha llovido, sin conseguir el triunfo. Estas cosas crean complejos al más pintado.

Share this:

 
Back To Top
Copyright © 2014 Encabezeta. Designed by OddThemes