Ha llegado el día. Anunciado a bombo y platillo a través de los medios de comunicación, aparece en nuestras vidas el 11-11-11, una fecha que ha generado un interés sorprendente. No en vano, se produce una vez cada 100 años. Probablemente seas consciente de ella por el sorteo que la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) lleva promocionando desde hace ya varios meses. Desde luego, un premio de once millones de euros y otros once de un millón llaman la atención por sí solos.

No obstante, la fecha ha traspasado las fronteras de la suerte; de hecho, ha sido objeto de estudio de los numerólogos, muy dados a aprovechar este tipo de acontecimientos para lanzar hipótesis que suelen generar preocupación entre los más supersticiosos. Las más apocalípticas, como siempre, se han sacado de la manga otro fin del mundo, aunque no lo rentabilizarán tanto como Darren Lynn, director de la saga terrorífica Saw, que ha programado para este día el estreno de su nueva película ‘11-11-11. The end is now’, con un éxito de taquilla asegurado.

Más curioso, sin duda, es el cumpleaños que dos gemelas de Wisconsin celebran hoy. No llamaría la atención si no fuera porque, sorprendentemente, cumplen 11 años. El regalo no podía ser otro: 11 pequeños regalos, cortesía de su tía, según ha publicado el Wall Street Journal.

El día nos deja, además, otras iniciativas. La más llamativa ha sido promovida por un grupo de voluntarios, los cuales han creado una aplicación para Android o iPhone, llamada 111111. Todos los usuarios que se la hayan descargado verán cómo a las 11 horas, 11 minutos y 11 segundos de hoy sonará de repente en sus dispositivos la Quinta Sinfonía de Beethoven. El propósito, según su creador, José Ignacio Latorre, pretende reflexionar sobre la actual crisis de ideas y liderazgo.

No obstante, para los más curiosos, el 11 de noviembre no es una fecha cualquiera; de hecho, engloba efemérides muy importantes. ¿Sabías, por ejemplo, que tal día como hoy se produjo el primer minuto de silencio de la historia? Fueron dos, en realidad, pero sentaron las bases de una costumbre más que generalizada en la actualidad. Surgió concretamente hace 92 años, a las 11:00 del 11 de noviembre de 1919. ¿El motivo? Rendir homenaje a las víctimas de la Primera Guerra Mundial, justo cuando se cumplía el primer aniversario del fin de la contienda, momento en el que los alemanes entregaron las armas.

Las efemérides también han dejado grabado cómo un 11 de noviembre los nazis invadieron Vichy y completaron la invasión de Francia en la Segunda Guerra Mundial (1942), cómo Angola se independizó de Portugal (1975), cómo Bilbao inauguró su metro (1995) o cómo hace cinco años, en 2006, Sony lanzó en Japón la PlayStation 3. A su vez, el 11 de noviembre también ha servido para ver nacer a ilustres de la talla de Carlos IV (1748), Gracita Morales (1995), Luz Casal (1962) o Leonardo DiCaprio, que cumple 37 años; por contra, fue testigo en 2004 de la muerte de Yaser Arafat.

La red, volcada
Internet, como ocurre con cualquier acontecimiento, ha servido de canal perfecto para extender y agrupar numerosas teorías de la mano de médiums y sacerdotes que se han subido al carro. Así, han contemplado para hoy previsiones como las del surgimiento de un humanismo renovado, la aparición de una puerta a otra dimensión o la creación de una “revolución de las conciencias”. Parece que con la crisis no basta.

A su vez, las redes sociales se han inundado de grupos de aficionados a las ciencias ocultas que planean organizar danzas y ceremonias. Los más bromistas han creado en Facebook grupos graciosos como el de “A las 11:11:11 del 11-11-11 lanzaré el deseo más épico de mi vida”, o el de “Consigamos 111.111 fans antes del 11-11-11”, grupo que el día anterior por la tarde superaba por poco los 106.000. Como no podía ser de otra manera, Twitter no podía quedar exenta de este acontecimiento, generando trending topics sin freno. De hecho, entre los diez términos más comentados en el mundo nos encontramos con Tomorrow is 11/11/11, #Wish111111 o Happy 11/11/11. Visto lo visto, lo que una la red, que no lo separe el hombre.

Publicar un comentario

 
Top