jueves, 20 de octubre de 2011

Animales salvajes escaparon de una reserva


pesadilla que ha vivido la localidad de Zanesville, en Ohio (Estados Unidos), se ha terminado.

El pasado martes el dueño de una reserva de animales salvajes cercana al pueblo dejó escapar a 56 de ellos, que comenzaron a campar a su libre albedrío.

El propietario de la finca donde estaban recluídas las bestias, Terry Thompson, dejó abiertas las jaulas y las cercas de la granja para después quitarse la vida pegándose un tiro en la cabeza.

Después de más de 24 horas de persecución, ya no queda ningún animal suelto ni por la localidad ni por sus alrededores. Los equipos desplegados por el sherif del condado de Muskingum decidieron emprender una cacería antes que capturar a los animales con vida y han matado a un total de 49 de ellos.

Tan solo han sido atrapados sin ser disparados un oso pardo, dos monos y tres leopardos, que ya han sido trasladados al zoológico de Columbus.
Pérdidas animales irreparables

Los animales abatidos son un lobo, seis osos negros, dos osos grizzlies, nueve leones, ocho leonesas, un babuino, tres leones de la montaña y dieciocho tigres de Bengala -una especie de la que sólo sobreviven 3.200 ejemplares en todo el mundo-.

Se siguen sin tener noticias de un mono pero el ex director del zoo de Columbus Jack Hanna, que ayudó en las labores de búsqueda, ha asegurado que el animal ha podido ser devorado.

Felizmente, no se ha tenido que lamentar ningún daño humano y Zanesville podrá recuperar la normalidad. Los civiles podrán salir de sus casas, donde permanecían recluídos, y los escolares podrán retomar las clases, suspendidas desde que los animales se escaparon.

Sin embargo, la pregunta que se hace ahora todo el mundo es porque los animales acabaron muertos en lugar de ser anestesiados. El sherif Matt Lutz se ha justificado diciendo que ninguno de los participantes en el operativo tenía en su poder una pistola con tranquilizantes. Por eso asegura que se dio la orden de matar a los animales. El sherif asegura que se temía que los animales fueran alcanzados por dardos, no fueran localizados y se volvieran a despertar posteriormente.

"Si esto hubiera ocurrido a plena luz del día durante nueve o diez horas de incidente, las probabilidades de hacer un perímetro y rodearles habrían sido altas pero nuestro mayor problema fue la llegada de la noche. Tuvimos alrededor de una hora, hora y media de luz y no podíamos correr riesgos".

Hanna ha dicho sentirse molesto por la pérdida de estos "preciosos" animales pero ha defendido el uso de la fuerza.

La granja donde se encontraban los animales antes de ser liberados se encuentra a 3 kilómetros del centro de Zanesville y su propietario, de 62 años, había salido de la cárcel el pasado 30 de septiembre después de declararse culpable a principios de año de poseer armas de fuego ilegales. También había sido declarado culpable de crueldad hacia los animales y había sido arrestado varias veces por violaciones del código de circulación.

Comparte en Redes sociales

Las claves se entregan por correo debes estar inscrito en youtube

Animales salvajes escaparon de una reserva
4/ 5
Oleh