Microsoft presentó, a manera de prueba, su nuevo sistema operativo Windows 8 a los desarrolladores de software que se dieron cita en Build, la conferencia anual de la compañía que se lleva a cabo en Anaheim, California. El gigante del software dijo que imaginó a Windows para "el mundo cambiante de la computación".

Windows 8 tiene una interface totalmente nueva, optimizada para los dispositivos touchscreens como teléfonos inteligentes y tablets.

El resultado es una computadora que opera como un híbrido entre la PC y una tablet, con todas las funciones estándar de un sistema operativo para una computadora personal.

Windows 8 se diseñó para "tocarse primero, pero al mismo tiempo para usarse con un mouse y un teclado en la casa", comentó Steven Sinofsy, presidente de la división de Windows de Microsoft.

Los cambios no han llegado lo suficientemente pronto para Microsoft: la iPad de Apple ha recortado las ventas de las PC, encendiendo las alarmas para las compañías como el gigante del software, cuyo negocio se centra en la venta minorista de computadoras personales. El Windows 7, que ha estado en el mercado por casi dos años, apenas rebasó el número de usuarios que usan el antiguo sistema operativo Windows XP

Windows 8 fue lanzado en "modo de prueba" para que los desarrolladores puedan operar con él. El programa no corrió de manera perfecta en la presentación, pero los software en esta etapa suelen tener varios problemas de programación.

La prueba reveló aún así una refinada, simple y en muchas formas elegante interface, que se parece al sistema operativo para smartphones Windows Phone 7.

Los usuarios se toparán con una pantalla que se asimila a Bing, el buscador de Internet de Microsoft. Una amplia fotografía abarca la mayoría del monitor, con iconos que despliegan los correos electrónicos del usuario, mensajes y notificaciones actualizadas.

Luego de que el usuario inicia su sesión, llega a una "pantalla de inicio" que despliega un mosaico interactivo que se puede abrir con un toque en la pantalla o un clic.

A diferencia de la mayoría de las tablets, el equipo que corra con Windows 8 podrá desplegar aplicaciones de lado a lado. Esto quiere decir que el usuario podrá saltar de, digamos, una película a un programa de mensajería instantánea.

Detrás de la interface, que Microsoft apoda "Metro", se encuentra un sistema que la compañía asegura corre de manera más eficiente que el actual Windows 7.

"Todo lo que hace genial a Windows 7 lo tomamos para mejorarlo y ponerlo en Windows 8", comentó Sinofsky.

Para probarlo, Sinofsky usó una netbook de primera generación. Usando Windows Task Manager, mostró que Windows 8 usa menos memoria que esa misma computadora necesitaba para almacenar a Windows 7. También demostró cómo cualquier computadora personal, laptop y tablet puede iniciarse en 10 segundos.

Esa eficiencia es vital para el consumidor, que desechó a Windows Vista por su lentitud. Un sistema operativo ‘liviano' es aún más importante ante la popularidad de las tablets.

También será central esta característica, pues Microsoft trabaja por primera vez con sistemas que usan los chips ARM de Qualcomm, de Samsung y de Texas Instruments.

"Les prometemos no perder de vista los fundamentos", expresó Sinofsky.

Pero no se confundan: Windows 8 es un sistema operativo para computadoras personales. Quizá pueda ajustarse para usarse en dispositivos touch como celulares y tablets, pero las aplicaciones están encaminadas a las aplicaciones "estilo-Metro", y las aplicaciones de escritorio.

Por ejemplo, un clic te permitirá cambiar del estilo "Metro" hacia la experiencia tradicional de escritorio. En algún sentido, tiene dos interfaces.

En otras palabras, Microsoft le apuesta a que la gente busca una experiencia tradicional de una computadora personal, y al mismo tiempo usar su PC como una tablet. Esta es una visión distinta a la aplicada por Google y Apple, que crearon sistemas operativos para PC y móviles.

Agenicas

Publicar un comentario

 
Top