Cerca de 120 personas fallecieron quemadas vivas y más de un centenar fueron hospitalizadas ayer a causa de la explosión y el incendio de un oleoducto en un suburbio pobre de Nairobi, la capital de Kenia.

“Estimamos la cifra de muertos en más de 100”, dijo Thomas Atuti, jefe policial de la zona.

La explosión se produjo en la zona industrial de Lunga Lunga, rodeada por el barrio marginal de Sinai, densamente poblado.

“Hubo un escape en la canalización y la gente trataba de recuperar combustible”, declaró un habitante del barrio.

AFP

Publicar un comentario

 
Top