domingo, 27 de marzo de 2011

Por los homicidios de los detectives formalizan a empleados


Por asociación ilícita para receptación de cobre, delito reiterado de receptación, homicidios consumados, homicidios frustrados y encubridora fueron los delitos imputados para los empleados y la pareja de Italo Nolli , quienes son formalizados por la muerte de dos funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI).

A la pareja de Nolli, Mercedes Valledes (39), se le acusa de encubridora del delito y de porte ilegal de armas. En tanto, a los empleados, Raúl Campos (54) y su hijo, Ulises Campos (20), se les imputó el homicidio consumado de los detectives acribillados la semana pasada, dos homicidios frustrados y asociación ilícita.

El fiscal a cargo del caso, Claudio Gutiérrez, señaló en la audiencia que estas tres personas habrían llegado el miércoles por la mañana hasta calle Las Brisas, en la comuna de San Bernardo, para realizar un cargamento de cobre robado para ser comercializado.

Justo en ese momento, los policías de la PDI se acercaron a los imputados para realizar un control de identidad, desatando la balacera que dio muerte al subcomisario Marcelo Morales y a la detective, Karin Gallardo.

En los argumentos del fiscal Gutierrez se esbozó un relato de los hechos ocurridos antes de la muerte de Nolli y principalmente, la línea investigativa apunta a comprobar la asociación ilícita. Por esto, se pidió a la Fiscalía Occidente prisión preventiva para los imputados y posteriormente, apelarán al presidio perpetuo calificado para los empleados.

Por otra parte, el fiscal aseguró la existencia de un documento de vital importancia que podría demostrar la real dimensión de la agrupación, el que habría sido entregado por el presunto homicida a los tres acusados antes de su muerte.

Protestas en defensa de los imputados

A pocos minutos que comiencen los argumentos de los defensores públicos Darío Pantoja y Luis Carmona, un grupo de miembros de Encuentro de Jóvenes con el Espíritu (EJE) de la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza de Puente Alto, protestan en defensa de los empleados de Nolli, movimiento católico al que pertenecerían Raúl y Ulises.

"Están haciendo un circo romano con ellos, los quieren destruir. Pero ellos son gente honesta, gente de trabajo", sostuvo Magaly Espina, vecina de ambos.

Por otra parte, otro cercano a los implicados en el hecho, Ciro Castillo, aseguró que "ellos jamás portarían armas, y si huyeron fue por miedo, por susto. Son inocentes de los cargos que se atribuyen".

Agencias

Comparte en Redes sociales

Las claves se entregan por correo debes estar inscrito en youtube

Por los homicidios de los detectives formalizan a empleados
4/ 5
Oleh