Un objeto con material radiactivo hallado anoche por un niño de 10 años originó todo un plan de emergencia en Maipú, donde la situación fue controlada.

Todo comenzó cuando el pequeño llegó con la especie hasta la Segunda Compañía de Bomberos de dicha comuna y esto originó una emergencia, ya que se acordonaron 100 metros a la redonda en torno al cuartel, según informa radio Cooperativa.

El niño afirmó que encontró el tubo en un bus y al respecto el comandante de Bomberos, Luis Muñoz, dijo que un niño se acerca a las dependencias de la compañía con un paquete que en su interior contenía un producto desconocido que al ver la rotulación tenía puesto que era radiación.

Al lugar llegaron representantes de la Seremi de Salud, cuyos expertos -tras revisar el objeto- descartaron que se tratara de material capaz de dañar a las personas o al medioambiente.

El tubo es una fuente de aplicación médica, es una ampolla de vidrio la cual contiene en sus extremos, en su interior, una fuente radiactiva sellada, explicó Osvaldo Hidalgo, encargado de prevención de riesgos de la seremi de Salud.

Añadió que los niveles de dosis, de radiación, son los valores normales, no hay riesgos de irradiación hacia las personas ni tampoco efectos nocivos hacia el medioambiente.

upi/js

Material radiactivo hallado Transantiago por niño origina emergencia en Maipú


Un objeto con material radiactivo hallado anoche por un niño de 10 años originó todo un plan de emergencia en Maipú, donde la situación fue controlada.

Todo comenzó cuando el pequeño llegó con la especie hasta la Segunda Compañía de Bomberos de dicha comuna y esto originó una emergencia, ya que se acordonaron 100 metros a la redonda en torno al cuartel, según informa radio Cooperativa.

El niño afirmó que encontró el tubo en un bus y al respecto el comandante de Bomberos, Luis Muñoz, dijo que un niño se acerca a las dependencias de la compañía con un paquete que en su interior contenía un producto desconocido que al ver la rotulación tenía puesto que era radiación.

Al lugar llegaron representantes de la Seremi de Salud, cuyos expertos -tras revisar el objeto- descartaron que se tratara de material capaz de dañar a las personas o al medioambiente.

El tubo es una fuente de aplicación médica, es una ampolla de vidrio la cual contiene en sus extremos, en su interior, una fuente radiactiva sellada, explicó Osvaldo Hidalgo, encargado de prevención de riesgos de la seremi de Salud.

Añadió que los niveles de dosis, de radiación, son los valores normales, no hay riesgos de irradiación hacia las personas ni tampoco efectos nocivos hacia el medioambiente.

upi/js